Nasdaq100; ¡agudizando el castigo emocional!

[hupso]

“Es difícil argumentar que el mercado siempre fija los precios de forma racional” Warren Buffett.

Una semana más me dispongo a exponer en ésta, mi tribuna de opinión una visión de mercado, que cada vez se me antoja más compleja, ¿no les parece? Tras las fuertes caídas que hemos acontecido durante los últimos meses, los principales índices de Renta Variable vuelven al debate que el IBEX 35 decidió resolver en diciembre de 2.015; ¡pasar técnicamente a tendencia bajista! Los soportes técnicos se discuten con mucha insistencia y el mercado, a pesar de haber decidido frenar justo en zona de dichos soportes, está tratando de avanzar la ruptura para que podamos hablar ya de ¡un nuevo mercado bajista!

Nuestro selectivo, sin embargo, ha aguantado esta pasada semana en el filo de la navaja, con un nivel de fuerza relativa algo superior al de los índices europeos y americanos, debido en parte a una mayor sobreventa y una clara mejora de los resultados empresariales, especialmente del sector financiero. Desde Blackbird, nuestra idea de posicionarnos estratégicamente en sectores baratos, es evidente que nos está dando una mayor volatilidad, pero de momento el mercado sigue demostrando que poco a poco, se deshace de las compañías más débiles y sigue tomando posiciones en Blue Chips españolas.

Esta situación no significa que las bajadas se hayan completado, puesto que el nivel de volatilidad es muy elevado, y las caídas que estamos observando en los principales índices globales, dan arranque en noviembre de 2.015 y con niveles de ajuste en torno al 15%. Históricamente, los índices americanos a pesar de estar en tendencia bajista, han cotizado pautas bajistas de entre un 10-20%, siendo el 15% el nivel medio de caída. Por otro lado, el mercado ha reaccionado al alza, marcando nuevos máximos en las tendencias bajistas o con rebotes de entre un 9% y un 15%, siendo el 13% el nivel medio de rebote, ¡en todos los casos!

IBEX35 Index

Esta situación nos mantiene en vilo, puesto que de alguna manera podemos pensar que a pesar de que la pauta bajista continúa en pie y que no descartamos caídas superiores en las próximas semanas, lo habitual es que el mercado se tranquilice, probablemente liderado por los resultados empresariales y el rebote del petróleo y que dé cierto margen de maniobra, para ir adaptando la operativa a la nueva situación técnica del mercado. En los últimos 35 años, solamente en dos ocasiones Mr. Market no ha cumplido estos supuestos. El primer caso es el fatídico 1.987, conocido como el Black Monday, el cual muchos de vosotros sabéis que llevo tatuado en mi muñeca izquierda por lo que significa para mí. Ese año, el índice americano sufrió un batacazo del 34% en un total de 3 terribles semanas. Sin embargo, el mercado recuperó la mitad de la histórica sacudida en 3 meses, con una subida del 23,5% ¡nada menos! Quedando un semestre en rango y con un movimiento fuertemente alcista, hasta llegar a sus máximos previos en otro semestre.

El otro supuesto es el crash de 2.008, provocado por la quiebra sistémica de Lehman Brothers, y del sistema financiero y las compañías aseguradoras del mundo, como consecuencia de la burbuja subprime. En este caso, el proceso de crash se extendió en una caída del 35%, con un posterior rebote del 21%, cifras muy parecidas a las del crash de 1.987. Si aplicamos estas cifras, en los niveles actuales del S&P500, podríamos hablar de que en los casos de 1.987 y 2.008, las caídas fueron proporcionales medidas en niveles actuales a un castigo total en el SP500, hasta los 1.382 puntos, con un posterior rebote hasta los 1.732 puntos. Por otro lado, si medimos las pautas temporales, en ambos casos, los mercados se han tomado un mes para completar el proceso de crash, adaptando la pauta al mínimo de Dow, por lo que actualmente tras tres meses de castigo, se distancia bastante la pauta en tiempo, de las vividas en ambos casos.

Por otro  lado, deberíamos hacernos siempre la pregunta adecuada, puesto que de ninguna manera el escenario de hoy se asemeja al estado de pánico, tras un año de caídas y el riesgo de quiebra sistémica con el que tuvimos que cohabitar en 2.008, tras la quiebra de Bearn Stearns, Lehman Brothers, Merrill Lynch, Ambac Financial, AIG, Citigroup, General Motors y las dudas sobre el sistema financiero global. Es por este motivo que pensamos en un rebote, si bien es cierto que eso no excluye la idea de que podamos observar algo más de profundidad a corto plazo.

S&P500 Index

A su vez soy consciente de que podemos tener dos actitudes en el mercado; la primera entrar en fase de pánico y desesperación al ver que el castigo se agudiza y utilizar cualquier argumento, bajo el pretexto que justifique el dolor. Esta conducta, se sujeta en nada y únicamente sirve para provocar un dolor emocional, que se puede convertir en pérdidas. La otra idea, es entender el momento como una gran oportunidad, ¡que lo es! y utilizar esta masacre bursátil, con la idea de generar más rendimiento a largo plazo, y ello nos compete. Se preguntarán, ¿cómo? La respuesta es simple; ¡entender que el mercado nos ofrecerá un rebote proporcional! que podemos operar en forma de rebote y entender que las tendencias se componen de impulsos y correcciones, y que por lo tanto podremos aplicar ideas en corto, en formato de Swing Trading direccional a largo plazo, en el momento que corresponda. Así lo hemos venido planteando en el BlackWhisper y a pesar de la fuerte volatilidad, reducir la operativa en Swing ha sido una buena decisión.

Tendremos un contraataque alcista, y en ese momento ¡será preciso tomar decisiones! Pero si somos fríos y estrategas, la maduración de la cartera seguirá su camino, pero los precios que se nos ofrece y la posibilidad de un rebote relevante, como hemos acontecido a lo largo de la historia, nos debería hacer plantear la idea de que por encima del miedo, ¡hay oportunidad! y que si escogemos las situaciones correctas, lo que hoy es complicado de gestionar emocionalmente, mañana lo veremos desde una oportunidad, que a cada uno le corresponde saber aprovechar, ¿no creen? Sobre ello construyo mis días.

Gisela Turazzini

CEO, Blackbird

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *