¿Las bolsas ante el fin de la complacencia?

[hupso]

“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo” Albert Einstein

 

La tardía implementación de las políticas monetarias expansivas en Europa, ha tenido un laxo efecto sobre nuestros mercados de activos. No es ninguna noticia que la economía está sobreendeudada y lo único que hemos sido capaces de conseguir en esta casi ya última década, ha sido ¡perder el tiempo y pasar el problema de la deuda privada al estado y bancos centrales! Las políticas monetarias expansivas parecían tener resultados a corto plazo, pero la afectación sobre la economía real, ha sido limitada al consumidor americano. Europa sigue sin lograr el arranque económico, puesto que a pesar de los tipos de interés negativos y de la expansión de balance del señor Draghi, parece que las bolsas ya no tienen suficiente con el engaño bancario.

Dejar la economía en manos de la banca nunca ha sido una opción del agrado de Blackbird, puesto que como Economista que soy, se que en economía únicamente hay una Ley; la iniciativa privada. La mejor manera de resolver una crisis, es comprendiendo los motivos que la han provocado, dejar caer los proyectos de inversión inviables y utilizar mediante los procesos de creatividad empresarial nuevos proyectos de inversión rentables y más sostenibles para salir adelante.

Captura de pantalla 2016-04-06 a las 13.57.55

Sin embargo, tratar de solucionar los problemas económicos maquillando la realidad, ¡claramente es un error! La economía actual se encuentra en una situación compleja y las posibilidades de que tengamos una nueva ralentización son muy elevadas. La ralentización económica de China, está afectando a la región de Latinoamérica. Esto directamente afecta a las exportaciones de productos y bienes de consumo, a economías como la europea y americana. USA no ha sabido acoplar sus políticas monetarias de manera coordinada con las autoridades monetarias de Europa y Japón y por lo tanto, la economía no ha logrado arrancar con el dinamismo que necesita para volver al ciclo expansivo.

En cierto modo es normal que veamos una ralentización económica de calado, puesto que si pensamos de manera simplista y tratamos de entender nuestra posición como parte importante de la economía, el consumo a crédito que ha venido marcando la época de la burbuja era claramente soportado por el propio crédito. Creemos que el problema actual parte más de la responsabilidad de los consumidores, que de la irresponsabilidad política. Los consumidores han salido escaldados en la época de la burbuja y una nueva corriente en el estilo de vida de nuestra sociedad, ha provocado un incremento más sostenible en el consumo de dicha sociedad. El crédito permite a la colectividad vivir por encima de nuestras posibilidades, lo que facilita a su vez que las empresas inviertan más en publicidad y en incrementar sus ganancias. Sin embargo, el proceso económico de deflación, más allá de lo que nos quieran hacer entender, es el proceso económico más sostenible que existe, si entendemos el proceso económico como la capacidad del ser humano de dar respuesta a los problemas, en forma de productos y bienes de consumo.

Por supuesto que no pensará de la misma manera un sindicato (que justifica su existencia a la subida de los salarios) ni tampoco el Estado, el más endeudado de los agentes económicos. La deflación es un problema para la deuda y no veo con malos ojos, que esta crisis haya modificado la responsabilidad de nuestra sociedad, más capacitada de valorar los pequeños detalles y de equilibrar las expectativas o nivel de vida, a la realidad de la propia economía.

Los efectos colaterales de la expansión monetaria ya están encima de la mesa y la posibilidad de que la FED siga subiendo tipos de interés, choca frontalmente con la ralentización económica. Este acontecimiento supone un problema de fondo en la economía global y las medidas de Europa, no están siendo del agrado del mercado. Mientras tanto, los esfuerzos económicos de la economía española, están quedando en agua de borraja, puesto que las elecciones y la indefinición política, ¡ha llegado en el peor de los momentos! y no parece importarle mucho a los llamados líderes políticos de nuestro país.

Captura de pantalla 2016-04-06 a las 13.58.30

En este entorno, la única vía de escape para la economía, creo que pasa por la aceptación del rotundo fracaso de las medidas implementadas por los principales bancos centrales y que los estados, comiencen a comprender, que para tener resultados distintos, como decía nuestro querido Einstein; ¡deberíamos de proceder de manera distinta! Los Estados han venido interviniendo los mercados financieros de manera repetida, mediante políticas monetarias convencionales y no convencionales. Los Estados han cargado su endeudamiento incrementando su déficit y ni con ello, hemos podido recuperar la economía. Como decía Von Mises; la voluntad del ser humano, es el principal catalizador de la economía. La capacidad innata del ser humano de dar respuesta a las soluciones no implica que no seamos susceptibles al error. Históricamente tenemos miles de ejemplos, de muchas concepciones sociales que establecidas como dominantes y aceptadas por la mayoría, han sido graves errores, ¿no les parece? Es cierto que actualmente hay quienes defendemos que estamos viviendo una de las crisis más suaves de las últimas generaciones, puesto que no hace falta recordar que las bolsas han tenido que soportar cosas bastante peores, a lo largo de las últimas 4 generaciones.

Esta idea que seguimos argumentando en los últimos meses desde Blackbird, coincide con el proceso de rebote del mercado, que nos permite operativamente seguir incrementando las coberturas en nuestra cartera modelo, con una exposición neta total del 50%.

Esta idea de gestión, nos permite hacer de la convicción el principal elemento operativo, puesto que lo que necesitamos para poder comprender el significado de la palabra volatilidad, es precisamente un importante grado de convicción sobre los activos en los que invertimos para poder soportar dicha volatilidad, que se intuye durante este año. Mantener esta idea, nos faculta permanecer invertidos en activos que cotizan a precios muy atractivos, sin renunciar a reducir el flujo de volatilidad, mediante políticas de gestión en activos sobrevalorados, que como el Nasdaq 100, nos posibilita una gestión de estrategia Long-Short muy decidida, que nos da opciones de negociar la incertidumbre en un mercado absolutamente irracional.

Gisela Turazzini

CEO, Blackbird.

One response to “¿Las bolsas ante el fin de la complacencia?

  1. Hola Gisela, lo primero agradecerte tus comentarios, siempre compartiendo, es un auténtico placer poder leerte!!
    En cuestión a las bolsas, podríamos afirmar que el mercado se ha decantado hacia el lado bajista? Desde luego parece que el rebote a terminado y podríamos estar empezando 5 onda del ciclo bajista, como ves esta posibilidad??
    Un abrazo

Responder a Iván Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *