La parábola de Mr. Market

[hupso]

EL Barón de Rotchild, fundador de una de las bancas privadas con más tradición del mundo, dominador absoluto del mundo en época medieval y especulador reconocido, tenía un lema “todo se reduce a comprar barato y vender caro“.

Esta frase es tan lógica y obvia como de difícil aplicación. Hay muchas formas de distinguir entre caro y barato. Puede encontrar referencias acerca de cómo valorar empresas o tomar relaciones precio-beneficio (PER) medios, para tener una somera idea de la diferencia entre caro y barato. La realidad dista mucho de una simple cifra. El concepto entre caro y barato se puede considerar en función de muchos aspectos. Pero tenga presente una cosa, a veces lo que parece barato acaba siendo muy caro y lo que parece muy caro, parece siendo un regalo. Lo más razonable podría ser, algo parecido a comprar caro y vender más caro aún. Visto de otro modo, cazar una tendencia y sumarse a ella antes de agotarse.

Los teóricos del mercado eficiente sostienen que el mercado lo descuenta todo y que el mercado es impredecible. Este razonamiento lo puede ver desarrollado en el libro de Malkiel Un paseo aleatorio en Wall Street (1973). Afirmar que el mercado es impredecible es afirmar que el análisis técnico no es válido. Sin embargo, incluso la FED contempla figuras chartistas para intervenir en favor del dólar. El mercado es predecible. El análisis técnico es análisis conductual aplicado. El análisis técnico permite analizar el comportamiento de la masa, para tomar decisiones. El mercado se mueve entre la euforia y el pánico. El mercado sólo pasa por su justo precio, oscilando entre pánico alcista y bajista. Un analista fundamental basa su éxito en comprar compañías infravaloradas, en momentos de pánico. Su sistema de trading consiste en valorar las empresas con visibilidad de negocio y comprarlas cuando el descuento entre valor y precio es históricamente adecuado. Su sistema de salida consiste en vender compañías con menos potencial de revalorización y comprar compañías con mayor descuento. El analista que defiende el value investing, rota su cartera en busca de un cada vez mayor potencial de revalorización. En lugar de hablar del stop-loss, habla del margen de seguridad. El margen de seguridad es la diferencia entre valor y precio. Si el descuento es sustancial, y la determinación del valor correcta, su intelecto no se verá influenciado por el pánico y será un inversor inteligente. El analista técnico analiza el comportamiento del mercado. Entre los miembros de mercado contempla los analistas fundamentales. El precio lo descuenta todo, incluso la información de los inversores valor. El analista técnico aprovecha el pánico de mercado y la volatilidad para operar en favor de la tendencia dominante. Utiliza los stops para protegerse de sus errores. Utiliza los stops profit para exprimir la tendencia al máximo, sin suponer en ningún momento su techo. El inversor inteligente no supone jamás. Actúa en función de su sistema y no le influye el mercado.

El mercado es la suma de todos los participantes. El precio es el consenso de todos los miembros del mercado en un momento determinado. El valor es lo que vale un activo en función de sus beneficios y dividendos, perspectivas económicas o el equilibrio de la oferta y la demanda. El desequilibrio entre oferta y demanda es causado por una opinión generalizada errónea de la masa dominante. El mercado se mueve entre la euforia y el pánico. El mercado para usted, a partir de hoy, pasará a ser un ser maniaco depresivo, que se mueve por la euforia y el pánico. Cada día es un buen día para operar. No sucumba a un maniaco depresivo. Razone, sea un inversor inteligente. El mercado está para comprar y vender, no sea presa de la euforia y del pánico. El trader que se lanza detrás de los precios es desplumado del mercado tarde o temprano. El trader que cree que cada día se le ha escapado una gran oportunidad carece de espíritu analítico y es presa de Mr. Market, un maniaco depresivo que va a por su bolsillo. La psicología de masas habla de que la suma de los individuos se convierte en un individuo con comportamientos primitivos. Si usted tiene la sensación de que siempre vende en mínimos y compra en máximos, es porqué la mayoría de inversores inexpertos actúan del mismo modo. El inversor inexperto capitula con la masa dominante y entonces el mercado está listo para girar. Recuerde Mr. Market y dígase cada día antes de operar: “Mr. Market hoy no podrás conmigo”. Eso lo logrará con un plan de trading, razonando su operativa y sabiendo en qué precio compra y en qué precio corta la pérdida. Usted debería saber que % de su patrimonio perderá en cada operación y que cantidad de dinero puede ganar. Si usted evita las operaciones que su potencial de beneficio respecto a su posible pérdida no llega a 1.5% dará un paso importante al éxito. Recuerde, cada día es un buen día para operar. Y si un día no se opera no pasa nada. Olvídese de Mr. Market, no deje que un maniaco depresivo le domine. Domínese a usted mismo y antes de entrar en una nueva operación, sepa exactamente dónde recogerá beneficios y dónde cortará las pérdidas. Si no lo hace, sepa que tarde o temprano sucumbirá y será desplumado por el mercado. Sé que es duro leer esto, pero es la cruda realidad. Centenares de triunfadores en el mundo de los negocios, sucumben al encanto de Mr. Market y son despojados del mercado.

Todo inversor novel se muestra hipnotizado por las fluctuaciones de mercado. Aprecia la posibilidad de comprar en mínimos y vender en máximos asiduamente y lograr enriquecerse rápidamente. Este interés es lógico y normal. Pero al final son desalojados por el mercado. Nunca intente anticipar los techos y los suelos. Muévase entre las órdenes de stop. Primero proteja las pérdidas. Cuando el mercado emerja en una nueva tendencia, corregirá. Cuando el mercado inicie un nuevo pico, suba el stop al punto de equilibrio. Cada nuevo retroceso suba el stop. No se deje impresionar por la escalada. Una tendencia alcista es la suma de nuevos picos cada vez más altos. Cada nuevo pico superado es una nueva ocasión para proteger su beneficio. Si un nuevo pico se escapa, proteja su beneficio situando el stop por debajo de una media móvil. Si usted cree ser más listo que Mr. Market, venderá en un techo, antes de un nuevo retroceso. Pero comprobará, de pronto, como el mercado sigue su tendencia para hacer nuevos rallyes y ver como se le escapa la oportunidad de ganar una pequeña fortuna. El trader que usa bien los stops aplica la máxima de cortar la pérdida y dejar correr la ganancia. El trader que sucumbe a Mr. Market deja crecer la pérdida aferrándose a la esperanza y no a la objetividad, para acabar comprobando que la pequeña pérdida se ha convertido en una grave pérdida de capital.

El comportamiento típico del especulador novel es aguantar meses de pérdidas y vender cuando recupera, y así, comprobar cómo los precios se mueven a su favor después de aguantar meses de pérdidas. Si usted controla un sistema operativo, una estrategia, un modo de hacer, evitará tomar decisiones impulsivas y podrá dominar a Mr. Market. A partir de hoy no se deje vencer por Mr. Market. Recuerde para siempre que es un maniaco depresivo que va a por usted. La pérdida forma parte del trading. A veces tendrá rachas de pérdidas. No se deje influenciar por las pérdidas. En lugar de renegar contra su mala suerte, anótese todas sus operaciones en un diario de trading y analice qué hubiera podido hacer para que la operación no hubiera causado pérdidas. Estudie y anótese todas las operaciones que haga. Preste especial atención a aquellas operaciones que le han salido mal. Aprenda de sus errores con el único objetivo de ser cada día mejor trader. Si logra mejorar cada día con su trading, el dinero llegará sólo.

Finalmente recuerde y no lo olvide jamás que no tiene que operar simplemente porqué Mr. Market grite incesantemente: ¡¡¡A comprar!!! Recuerde que el mercado es la suma de los individuos. Recuerde que la suma de los individuos es la masa. La masa o la multitud en acción forman un único individuo con comportamientos primitivos, que acostumbra a estar equivocado. Usted olvídese de Mr. Market y céntrese en gestionar adecuadamente sus posiciones.

Los mercados alcistas finalizan cuando se dan las siguientes circunstancias:

– Un nivel de precios históricamente elevados.

– Elevado ratio PER.

– Reducida rentabilidad con dividendo respecto a la rentabilidad de las obligaciones.

– Abultada inversión a crédito.

– Numerosas OPA.

– Gran atractivo en los fondos de inversión de pequeña compañías y/o emergentes.

Si un mercado alcista renace de sus cenizas no intente ver un techo. Analice si se dan todas las circunstancias descritas y actúe en consecuencia. No debería anticiparse, pero debería prestar más atención a posibles síntomas de cambio de tendencia. Si no ve ninguno de estos síntomas, difícilmente verá un giro de mercado.

En el curso veremos diferentes indicadores, de los cuales destacamos la línea de avances y retrocesos y el MACD semanal, especialmente útiles para detectar giros de mercado con varios meses de antelación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *