La inversión value según Peter Lynch I

[hupso]
  • El proceso de inversión

Primero. Definir la empresa en diferentes categorías:

· Sólida

· Cíclica

· Lento crecimiento

· Rápido crecimiento

· Recuperable

· Juegan con baza

Segundo. El PER de la empresa nos debe dar una ligera idea de si la acción, a su actual precio, está sobrevalorada con respecto a sus perspectivas inmediatas.

Tercero. El siguiente paso es enterarse de qué es lo que está haciendo la compañía para conseguir esa prosperidad adicional, ese disparo de crecimiento o cualquier otro evento feliz que se espera que ocurra. Esto es lo que se conoce como la “historia”.

  • Lo que debemos saber para invertir en bolsa

Acciones en general:

· El PER (la relación precio/ganancia). Si es alto o es bajo para esa compañía en particular y para compañías similares del sector.

· El porcentaje de propiedad institucional. Cuanto más bajo mejor.

· Si los propios empleados están comprando o si lo hace la compañía.

· La relación del aumento de beneficios puesta al día y si los beneficios son esporádicos o constantes. Sólo en la categoría de las que juegan con baza los beneficios pueden no ser importantes.

· Si la empresa tiene un balance de situación fuerte o débil (coeficiente de endeudamiento) y qué calificación merece su estado financiero.

· La situación de liquidez. Por ejemplo, con reservas de 25 euros en efectivo por acción, yo sé que BMW no bajará de 25 euros. Es el límite inferior del valor.

  • Valoración según las características de cada empresa

Las de lento crecimiento

· Puesto que en éstas se invierte por los dividendos, hay que saber si se pagan siempre y si se aumentan rutinariamente.

· Siempre que sea posible, averigüe qué porcentaje de las ganancias se pagan como dividendos. Si el porcentaje es bajo significa que la compañía estará protegida en los tiempos difíciles. Puede ganar menos dinero y seguir dando dividendos. Si, en cambio, el porcentaje es alto, entonces el dividendo está en mayor riesgo.

Las sólidas

· Éstas son grandes empresas que muy difícilmente van a declararse en quiebra. Lo que importa aquí es el precio, y el PER le dirá si está pagando demasiado o no.

· Esté al tanto de las posibles peorificaciones que puedan reducir las ganancias en el futuro.

· Esté al tanto de la tasa de crecimiento a largo plazo, y averigüe si la tasa se ha mantenido en los últimos años.

· Si tiene intención de quedarse con la acción indefinidamente, compruebe cómo le ha ido a la empresa durante las recesiones previas.

Las cíclicas

· No pierda de vista los activos ni la relación precio-demanda. Esté al tanto de los posibles nuevos competidores: frecuentemente indican peligro.

· Tenga en cuenta que el PER bajará con el tiempo, a medida que la empresa se recupera y los inversores esperen al final del ciclo, que es cuando se obtienen los mayores beneficios.

· Si usted conoce bien a su cíclica tiene más posibilidades que otros de deducir los ciclos. Todo el mundo sabe que hay ciclos en la industria automovilística. Eventualmente, habrá tres o cuatro años buenos seguidos de tres o cuatro años bajos. Siempre los hay. Los coches envejecen y tienen que ser sustituidos. La gente puede retrasar la compra uno o dos años, pero al final acabarán visitando a su distribuidor.

· Cuanto más fuerte sea el declive en la industria automovilística, mayor será la subida. A veces me gustaría que la crisis se prolongara un año más, porque sé que eso traería una más larga y sostenida recuperación.

Las de rápido crecimiento

· Averigüe si el producto que se supone va a enriquecer a la firma constituye una parte principal del negocio.

· Sepa lo que la tasa de crecimiento ha representado en rentabilidad en los últimos años. Mis favoritas son las que están en la escala del 20 al 25%. Desconfíe de las empresas que parecen estar creciendo más de un 25%, debido a que suele tratarse de empresas situadas en sectores calientes, y ya sabemos lo que eso significa.

· Asegúrese de que la compañía haya repetido sus éxitos en más de un pueblo o ciudad, como prueba de que la expansión funcionará.

· Asegúrese de que la compañía aún tenga capacidad de crecimiento.

· Averigüe si el PER al que la acción se está vendiendo está cerca o es igual a la tasa de crecimiento.

· Si la expansión se está acelerando o desacelerando. Una desaceleración de la expansión puede ser devastadora.

· Que la propiedad institucional sea escasa y que sean pocos los analistas que hayan oído hablar de ella. Tratándose de empresas de rápido crecimiento en plena subida, ésta es una gran ventaja.

Las recuperables

· Lo más importante: ¿puede sobrevivir a un ataque de los acreedores? ¿Con cuánta liquidez cuenta? ¿Cuánto debe?

· ¿Cuál es la estructura de la deuda y durante cuánto tiempo puede operar en números rojos antes de declararse en bancarrota?

· Si ya se ha declarado en quiebra, ¿qué les queda a los accionistas?

· ¿Qué se supone que está haciendo la compañía para salir de la crisis? ¿Se ha deshecho de sus divisiones no rentables? Esto puede significar mucho en beneficios.

· ¿Está volviendo a ser rentable?

· ¿Se están reduciendo costes? Si es así, ¿qué efecto tendrá?

Las que juegan con baza

· ¿Qué valor tienen los activos? ¿Hay activos encubiertos?

· ¿Cuánta deuda hay que restar de esos activos? Los acreedores son los primeros de la fila.

· ¿Continúa la compañía endeudándose, restando con ello valor a los activos?

· ¿Hay algún intento de absorción hostil a la vista, que ayude a los accionistas a cobrar el beneficio de los activos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *