¡La codicia llama al resultadismo!

[hupso]

“El 90% del éxito se basa simplemente en insistir”  Woody Allen

Entramos de lleno en las últimas dos semanas de este 2.015, un año que pasará a la historia, probablemente como el año del ¡rango en volatilidad! Podemos objetar en cierto modo que el control mantenido del VIX, me hace reflexionar si analizo objetivamente el dato que los mercados cotizan en cuanto a volatilidad muy reducida. En conjunto, los índices cotizan planos, con un Nikkei en un +9% y el FTSE100 en -9%. Sin embargo la realidad está en los hechos y un mercado capaz de levantarse en el primer trimestre del año, en nada menos que un 20% de media, en el conjunto de mercados con la excepción de USA, nos marcan claramente que los rangos anuales han sido cercanos al 30%, para dejar a los índices prácticamente planos a dos semanas del cierre anual, en lo que se presume, podamos tener el famoso rally de fin de año.

S&P500 Index

La moraleja del año es simple, hemos tenido mucha complicación en general, por las dudas que tiene el mercado respecto al fin de este tsunami de liquidez que han orquestado los principales bancos centrales del mundo, que no han animado de ninguna manera a la economía productiva y dejando por lo tanto, un hueco enorme en la recuperación económica que se sujeta por un solo driver; el consumo. La evidente mejora del consumo provocada por la manipulación del efecto riqueza y la mejora del poder adquisitivo, como consecuencia de la inflación monetaria, han impedido que las economías globales, hayan caído en una gran depresión, pero la duda que tengo parte ahora de ser conocedores de los efectos colaterales de una bola de nieve de dimensiones catastróficas, créanme. Si lo medimos en dólares, hablamos de 5 trillones de USD ¡una auténtica locura!

Entre tanto, las dificultades a las que nos hemos enfrentado, cabe recordarlas señores. Entre las dudas sobre; la desaceleración en la economía China, las elecciones y posterior panem et circenses en Grecia, el desplome de las materias primas, las elecciones secesionistas en Cataluña y finalmente, las elecciones generales de nuestro país, con la carga sobre el sector financiero, han marcado un año en el que no olvidemos, el BCE ha invertido en los mercados de deuda nada menos que 720.000 millones de euros, que han tenido un efecto absolutamente nulo en la Renta Variable.

Sin embargo, más allá del eterno cortoplacismo al que nos somete la bolsa, lo cierto es que las condiciones macroeconómicas que sujetan al mercado de Renta Variable son muy favorables y no las podemos olvidar. Los precios a los que cotiza esta semana el IBEX 35 son muy cercanos a los niveles de cotización que soportaban los mercados, tras las dudas sobre la continuidad del euro y la bancarrota de España, con un coste de financiación en torno al 7,5% y que ahora, en algunas emisiones, bordea el 0%. Esto es un claro aliciente para que los inversores globales puedan apostar de manera definitiva por una Europa, que no se explica, que no haya terminado el año en positivo.

IBEX35 Index

Durante el próximo año, deberemos estar atentos a diferentes temas de inversión, principalmente a lo que comienza a plantearse por algunos gestores de la city, que es el posible estallido de la burbuja inmobiliaria en Londres. Por otro lado, hay que estar pendientes de China, puesto que podríamos ver aplicado por parte del Banco Central Chino un QE, que sería un importante bálsamo para su economía y que permitiría probablemente, reactivar los precios de las materias primas y hacer más competitiva su economía en contraposición de Europa y USA. Finalmente, los riesgos se amplían sobre la incipiente zona de distribución técnica de los principales índices americanos, que siguen dudando sobre su continuidad, pero que de momento consumen tiempo en su proceso correctivo, lo que no deja de ser una excelente noticia. Las biotecnológicas han comenzado su proceso correctivo, de manera moderada, pero dando oxígeno al Nasdaq, para que no tensiones de manera excesiva a los mercados, como vimos en agosto. Ahora, probablemente el temor de los inversores vendrá dado en cada reunión de la FED para comprender el ritmo en las subidas de tipos de interés y en los efectos que la normalización de las políticas monetarias tienen sobre la economía real, para dar o quitar razones a los críticos o a los defensores de este ingente incremento de liquidez. Como se dice, situaciones extraordinarias, ¡requieren de medidas extraordinarias!

Respecto a nuestro selectivo, seguimos en nuestro fondo buscando claramente valor en volatilidad y si bien es cierto que nuestra cartera ha incrementado la volatilidad en la segunda parte del año, no tememos el desconcierto general, puesto que podemos valorar una cartera de activos con un porcentaje de revalorización muy importante, ya que no solamente podemos comprar a mejores precios que el año pasado, sinó que las compañías ganan más dinero, lo que no deja de ser una mejor solución en las condiciones propias del mercado y eso siempre es una excelente noticia, ¿no les parece?

Este entorno, operativamente es complejo de gestionar, puesto que si nos centramos en atender al valor liquidativo, a veces es doloroso tener que combatir ese flujo emocional, un tanto convulso que nos presiona. El mercado nos somete muchas veces y perdemos la perspectiva en cuanto vemos un año lateral, pero no podemos engañarnos, puesto que los dos intentos de buscar coberturas en un posible giro primario del mercado, han terminado fracasando. Primero en octubre del año pasado y después en agosto de este año. Esto no es sino, otro argumento de que las cosas en el mercado no son simples de suceder y los giros primarios, son muy complicados de anticipar. Sin embargo y a pesar de ello, seguiremos como gestores atentos a la situación del mercado, por si es necesario cambiar de opinión, con la idea de cubrirnos y deshacer posiciones en el momento que veamos riesgos renovados de agotamiento de mercado.

No tememos a un movimiento en tendencia bajista, pero sí que tememos estar fuera del mercado, con las condiciones extraordinarias que se nos ofrece, puesto que al fin y al cabo, un Trader no vive ni del dolor ni del arrepentimiento, pero tampoco de la codicia o de la complacencia. Vivimos del éxito que supone soportar la volatilidad, como nos enseñó Benjamin Graham en el capítulo 8 del Inversor Inteligente y como nos remarcó especialmente Warren Buffett. Comprender los tiempos del mercado se antoja a veces complicado y eso sucede, en el momento que valoramos la operativa en bolsa, simplemente con el resultado aleatorio de un año, o por ese gran error, de asociar el trabajo de trader, con “don dinero”

Como se dice en el argot; el mercado es soberano y como todos sabemos a ciencia cierta, las oportunidades de inversión se generan en los peores momentos y actualmente, más allá de cualquier otra circunstancia, estamos en un entorno de mercado especialmente bueno para las bolsas, en el que las rentabilidades nulas siguen siendo el principal argumento para apostar de manera decidida por la Renta Variable española, a pesar de que la contraparte sea asumir una gran volatilidad. Preferimos este entorno, a enfrentarnos a una complacencia que en USA, es como hemos definido en muchas ocasiones, ¡una auténtica bomba de relojería! y que obviamente, seguiremos atentos, por si decidimos controlar el riesgo, con la idea de seguir haciendo lo que hemos hecho este año, ¡construir valor para nuestros inversores! Ni más, ni menos. Siempre he mantenido que el primer secreto del éxito es que hemos de saber a qué apostar, dentro y fuera de nuestro ring, podemos jugar a “ganar” pero no lo haremos sin la consistencia operativa, no lo haremos sin insistir en nuestra idea, ya que como decía Aníbal; “las batallas se ganan con ejércitos cansados”

Gisela Turazzini

CEO, Blackbird

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *