IBEX 35; ¡Vuelta al QE!

[hupso]

“Coraje no significa no tener miedo; sino actuar a pesar del miedo”

 

Como algunos de ustedes saben, cada semana me gusta exponer mi visión del mercado en ésta, mi tribuna de opinión así como las inquietudes que de el se derivan. Desde Blackbird la semana pasada advertíamos de la determinación que debe tener un operador a la hora de buscar oportunidades operativas. El siempre confuso ruido de mercado nos invade de emociones, dominando el miedo y a veces llegando a la desesperación si no hay un estricto control. Pero está claro que si los “drivers” que han facultado el proceso correctivo se resuelven favorablemente, nada impide al mercado volver al movimiento previo. La fuerte confirmación en la amplitud de mercado anima a las bolsas que parecen decididas a buscar nuevamente los niveles previos, ahora que han normalizado sus ritmos anualizados. Para ello, en nuestra casa hemos patentado un nuevo modelo operativo; “el Stop mercado” ¿os apetece conocerlo?

Esta poderosa herramienta nos ayuda operativamente en procesos de Trading Direccional sin apalancamiento, puesto que nos sirve para tomar decisiones más racionales en los procesos confusos de mercado, sabiendo que en un 90% de los casos, la determinación de estar siempre invertidos es clave en el proceso operativo.

La discusión eterna sobre si es mejor una cartera de momento o de valor, suele ser favorable a corto plazo en sentido de momento, versus las ideas de valor intrínseco. Precisamente porque el mercado se mueve por tendencias. Las dinámicas ganadoras de los mercados, dan continuidad a los precios creando dinámicas de movimiento, provocados por la propia inercia del mismo, a lo que precisamente denominamos tendencias. Es cierto que las compañías de valor suelen dar las mejores oportunidades y suelen proteger a los inversores en el largo plazo. Aquí tenemos los ejemplos de OHL o Arcelor Mittal. Sin embargo, nadie discute que el control emocional es claramente un aspecto diferenciador para un operador de bolsa.

El actuar sin controlar el momento de mercado, es como entrar en el mercado sin ningún tipo de comprensión del mismo, y en el 90% de los casos, el operador suele mirar la cotización de las acciones prácticamente a diario. Vicio que jamás he defendido a nivel particular. Operar mirando la cotización y por lo tanto, valorando al minuto nuestro patrimonio, nos aparta de lo que tenemos entre manos, una cartera de activos y en mi humilde opinión nos impide concentrarnos en nuestro trabajo, ¿cuál es? que cada corrección consigamos tener un mayor potencial de revalorización en nuestros activos estratégicos. Por este motivo, en Blackbird hemos creado el “Stop mercado”, para controlar a Mr. Market como elemento decisivo a largo plazo, y a la fuerza relativa como indicador clave. No tengo dudas de que las mejores operativas a largo plazo, son aquellas en las que las compañías de valor entran en momento. Pero también es cierto que entrar en una compañía de valor sin analizar los condicionantes de fuerza y debilidad, permiten que quedemos atrapados en las siempre dolorosas trampas de valor, como por ejemplo hemos visto en Portugal Telecom.

Tener una cartera concentrada o bien promediar a la baja, por la arrogancia de creer en la imposibilidad de los actos puede ser, y casi siempre es ¡letal! En este sentido, creo que la operativa en valor debería contemplar dos formas de operativa; 

La primera, mediante la asignación de una cartera larga, al estilo de Peter Lynch o de Paco Paramés. La diversificación en pequeñas compañías permite la distribución del riesgo. Mientras que apalancar las posiciones ganadoras como la segunda, permite que las principales posiciones de la cartera sean las que lleven el peso cantante del portfolio. La gran ventaja de un Value radica en su manejo de las salidas. Mantener la posición a muy largo plazo, es la principal virtud de un Value, pero los riesgos que supone no tener una idea clara de en qué punto entrar, complica sobremanera la operativa para un inversor que no tiene claro el proceso diversificador. En Blackbird no podemos negar que tenemos cierto aire Value, ¿no les parece?

Nosotros consideramos nuestra operativa 100% Value, pero sin menoscabo de que podamos utilizar un modelo de análisis técnico, que nos ayude a encontrar la manera de entrar en compañías de valor, justo en el momento que entran en momento técnico. Esta manera de comprender el mercado nos ha ayudado en este proceso correctivo, puesto que con un 70% de las compañías del IBEX 35 marcando tendencia alcista y el 100% de los índices europeos (exceptuando Grecia), confirmando el mismo desarrollo, es fácil adivinar que los mercados, continuarán como mínimo los próximos meses la tendencia precedente. Los mercados parecen dirigirse a los niveles previos y el petróleo, el EUR/USD, así como los principales índices bursátiles, se han decidido a cotizar en busca de sus máximos o mínimos previos, recordándonos que el QE es una poderosa herramienta y que el potencial de las bolsas europeas, más allá del “ruido” sigue intacto. ¡A eso vamos!

Si en Europa hemos asistido a la esperada recuperación en V, en USA como podemos observar los índices se toman un respiro. La fuga alcista de Amazon, Facebook y Google y la consolidación de Apple es un peligroso caballo de Troya. Creo que el mercado americano lleva en si mismo, la semilla de su propia autodestrucción. No es que en Blackbird neguemos la evidencia, es simplemente que la codicia jamás nubla nuestro juicio. Las compañías son caras, por más que el mercado se empeñe en arrastrarnos tras él. Las capitalizaciones sumadas de los gigantes de internet, computan un total aproximado de 1,7 trillones de USD, suficiente caldo de cultivo como para que los compuestos ataquen sus máximos. Pero la realidad si analizamos los indicadores de amplitud, es que el mercado está tratando de buscar un nuevo rally con el 36% de sus acciones, por tanto ¡prudencia!

Este suceso por otro lado me da una respuesta a la pregunta eterna, ¿puede subir la bolsa europea, con las bolsas americanas bajando? La respuesta salta a la vista, ¡está sucediendo! Los mercados nos dan tregua, tal vez al calor de unos precios de las materias primas, que invitan a la FED a que se tome con calma el proceso de subida de tipos de interés. Sin lugar a dudas, el desplome de las commodities es una noticia positiva para los sectores no cíclicos, lo que claramente anima a las bolsas europeas, que ven en la caída del EUR su principal catalizador. Estamos atentos también al desplome de las divisas correlacionadas con petróleo y metales, como el NZD, el AUD y el CAD, para aprovechar su manifiesta y evidente debilidad a nivel operativo, ya que ello, es lo único que nos compete diariamente.

En definitiva, las industrias americanas expuestas al ciclo económico siguen un proceso de empeoramiento como podemos observar, sin embargo, los sectores de consumo, pharma y financieros, se determinan a un nuevo proceso alcista. Y las compañías cíclicas más expuestas al ciclo, siguen manifestándose abiertamente bajistas, con una debilidad que refleja el estado real del ciclo económico. Por otro lado, las compañías de internet han vuelto a sobrevalorar sus expectativas y si bien es cierto que el NASDAQ capitaliza los excelentes negocios de Google y Apple, los precios son claramente de burbuja en algunos casos.

Volviendo a nuestro continente, el mercado demuestra una vez más que la volatilidad sufrida por la evidencia de una noticia, suele tener un efecto de vuelta en V, una vez el problema matriz se resuelve. El propio mercado se acerca a sus máximos anuales, zona de precios que marcará realmente las bondades del QE bajo mi punto de vista.

Operativamente nos mantenemos invertidos al 100%, con una coyuntura favorable para la Renta Variable debido a la relajación de los activos físicos, la mejora en los precios de la bolsa americana y la resolución de la crisis en Grecia. Este entorno, debería animar a los mercados a determinar el cierre anual. A su vez, el fuerte castigo apreciado en los precios de las materias primas, nos hace tomar la decisión de liquidar toda exposición a las compañías cíclicas, que como Técnicas Reunidas, podrían verse afectadas por una coyuntura desfavorable.

Más allá del chartismo, del Value, de la Macroeconomía y de los Stop Loss, esto es un mercado dominado como todos, por la oferta y la demanda. Y que por lo tanto como les decía, la única manera de llegar a la consistencia operativa y ganar esa partida al mercado es poner las herramientas a disposición de nuestro juicio y no nuestro juicio a disposición de las herramientas. Como pueden observar una vez más es el mercado el que nos da la respuesta con la propia acción del precio de que la única manera de batir la rentabilidad de los índices sin sufrir grandes sobresaltos es manteniendo a raya nuestras emociones que al fin y al cabo es la esencia de lo que soy; ¡Una Trader!

Gisela Turazzini

CEO, Blackbird

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *