IBEX 35; ¡Mucho ruido y pocas nueces!

[hupso]

“Cuando las cosas no ocurren de inmediato, recuerda que se tardan 6 meses en construir un Rolls-Royce y 13 horas en construir un Toyota.” Dicho popular.

Estarán de acuerdo conmigo al decir que una de las principales características que ha marcado el 2.015 ha sido la volatilidad en rango. Probablemente sea complejo hablar de volatilidad cuando atendemos a niveles de VIX estables, pero también es cierto que medir dicha volatilidad observando el VIX, implica hacer referencia a la volatilidad implícita de las opciones del SP 500, más que de las propias bolsas per se, y por supuesto, si atendemos a la volatilidad de nuestro querido IBEX 35, yo lo entendería simplemente como la intensidad en los cambios del precio de un activo, o de un tipo definido como la desviación estándar de dicho cambio en un horizonte temporal específico, dicho esto podemos concluir que la volatilidad ha sido la norma que define de un carpetazo 2.015, indiscutiblemente.

Lo cierto es que el ejercicio se cierra con un enorme gap entre las compañías cíclicas, que explican una economía en fase de recuperación, en la correspondiente parte baja del ciclo, y las compañías de consumo, que exponen la enorme manipulación provocada por la eficacia, que no eficiencia de los bancos centrales. Podría decir que las medidas cuantitativas expansivas en forma de QE, han permitido cazar mosquitos con un Tomahawk, pero ello no significa que las medidas aplicadas hayan sido las necesarias, ¿no creen? Esto ha provocado un mercado con burbujas selectivas en mercados específicos y mercados infravalorados, que representan la verdadera naturaleza económica, puesto que tras 7 años de crisis puedo afirmar y afirmo que la crisis subprime ha sido superada, pero que la recuperación real como podemos analizar sigue siendo anémica. Esta complejidad es difícil de comprender, puesto que emocionalmente podemos llegar a distraernos de lo realmente importante; que es el proceso económico y caer en el craso error, de pensar que la economía va “viento en popa”, precisamente por la bonanza de algunos activos en los mercados de Renta Variable. Como siempre mantengo, los movimientos del mercado son lentos y es cierto que este año hemos acontecido una fuerte corrección de los principales índices americanos, pero dicha corrección ha sido esta ocasión en tiempo y no en precio, lo que considero que no deja de ser una buena señal. En Europa, la amplitud de mercado se ha deteriorado, especialmente en España, que a pesar de la fuerte recuperación económica y de la eficiencia, en este caso sí, de las reformas estructurales, la bolsa no ha logrado dar retornos positivos. Con independencia de la fortaleza en los resultados empresariales y de que las empresas que componen el selectivo español han logrado importantes beneficios, sustancialmente superiores a los de 2.014 (serán valorados en Blackbird Research cuando analicemos los cierres anuales durante el primer trimestre de 2.016), lo cierto es que el IBEX 35 ha cerrado el año con un resultado negativo del -7%, lo que nos hace comprender la dificultad de operar un mercado tan lateral como el vigente, pero nos deja un atisbo de esperanza entre la cordura que implica tener una vuelta a la realidad empresarial, o la continuación de la incertidumbre en forma de proceso correctivo.

¡Los niveles técnicos no engañan! y los 9.150 puntos del selectivo, se antojan como un nivel importante, antesala tal vez del soporte más relevante, los 8.800 puntos. Pero sin menoscabo de que la capitulación del IBEX 35 continúe, lo cierto es que el margen de maniobra es leve y si debemos decidir entre mantener la cabeza fría en entornos de volatilidad o tomar decisiones provocadas por un estado emocional poco favorable, ¡lo tengo más que claro!

En este sentido, sigo pensando que los riesgos reales en las bolsas globales subyacen de las burbujas selectivas del mercado y por lo tanto, deberemos controlar cualquier repunte de volatilidad en los índices americanos y por supuesto, las repercusiones que puede tener en la economía desarrollada cualquier decisión tomada por los bancos centrales de las principales economías europeas.

IBEX35 Index

La volatilidad seguirá siendo la norma en los próximos meses, pero personalmente no descarto una solución a la vista a corto plazo, en cuanto a la investidura del ejecutivo español, lo que claramente podría calmar a los inversores y provocar una entrada importante de dinero, que levante la cotización de un selectivo, que sigue estancado en un letargo que dura casi dos décadas.

Los puntos a favor que me pueden llevar a pensar que las bolsas podrían estar asentando argumentos acerca de un fuerte movimiento secular alcista a muy largo plazo, parten de la reducción de deuda por parte de los diferentes agentes económicos, de la continua devaluación del euro, del incremento en las políticas de internacionalización de las compañías cotizadas y de las sucesivas ampliaciones de capital que permiten sanear los balances. Así como la mejora en la eficiencia de las empresas, para poder mejorar los márgenes y unas economías emergentes que paulatinamente deberán asentar ya el fin de sus procesos de desaceleración. A medida que estos puntos se abran paso y que los activos más sobrevalorados vayan corrigiendo sus rentabilidades, las bolsas deberían reducir volatilidad, y marcar movimientos en tendencia ahora que creemos que la recuperación económica se va abriendo camino, lo que podría provocar una reactivación del ciclo como tal.

En mi opinión, en este tipo de entorno, las compañías con reducido endeudamiento y con un impacto importante en sus cuentas de resultados sobre la debilidad del EUR, podrían seguir siendo nuestras principales ideas de inversión. Descartamos construcción pública y por ahora compañías Small Cap, ya que podrían tener a medida que veamos una anulación de la volatilidad, su oportunidad a lo largo del año, ¡paciencia!

Desde Blackbird, seguimos observando incertidumbre en los indicadores de amplitud, por lo que continuamos apostando por la idea de rebote en sobreventa en nuestra cartera y por la reducción de la operativa sobre nuestras ideas de Swing Trading, mientras no veamos la superación en la MMW30 semanas en el selectivo y por supuesto una mejora en los indicadores de amplitud, que podrían marcar una vuelta a la operativa alcista en Swing Trading, a medida que observemos una mejora en los indicadores técnicos.

No olvidemos que como citaba Victor Hugo; El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.” Personalmente, no baso mis estructuras en el fenómeno del “tiempo” pero sí lo contemplo, y confío en su sabia eficiencia. Mientras tanto, disfrutemos del camino ya que ¡lo mejor está siempre por llegar!

Gisela Turazzini

CEO, Blackbird

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *