IBEX 35; ¡Junio, frentes abiertos!

[hupso]

“No importa lo duro que seas, la vida te golpeará y te pondrá de rodillas, y ahí te dejará si se lo permites. Pero no importa lo fuerte que puedan golpearte, lo que importa es lo mucho que puedas resistir, y seguir adelante. ¡Eso es lo que hacen los ganadores! Ahora, si sabes lo que vales, ve y consigue lo que vales. Pero debes ser capaz de recibir los golpes y no apuntar con el dedo y decir que eres lo que eres por culpa de ese o el otro. ¡Eso lo hacen los cobardes! ¡Y tú no eres un cobarde!” Rocky Balboa.

Probablemente durante los últimos 10 días de Trading, hayan ustedes cohabitado con un estado bipolar, entre la esperanza y el miedo. Pasamos de un día al otro, a condicionar nuestro estado anímico simplemente por el condicionante de cierre del mercado. Durante esta semana hemos tenido que acontecer un mercado extremo, con un lateral en el caso del IBEX 35 capaz de desconcentrar al más cuerdo. Sin embargo, siempre hay que tratar de mantener la calma y analizar las cosas con objetividad. No podemos pensar que un proceso económico y una situación empresarial, va a depender de que el IBEX 35 pierda los 8.600 puntos o supere los 8.800. Lo que nos marca el precio a corto plazo es su aleatoriedad y siempre hay que tratar de posicionarse en un sentido, que se vea favorecido por las condiciones económicas. Si el precio quiere caer ¡caerá! y suponer que podemos ganar dinero en un mercado bajista, comprando activos, es mucho suponer, ¿no les parece? Por supuesto que siempre están los que dirán que si cae hay que vender y ya está, ¡pero mi experiencia me dice que las cosas nunca son tan simples!

Captura de pantalla 2016-05-19 a las 17.14.18

El mercado actual se debate entre los precios extremos del Nasdaq 100 y los precios absolutamente baratos de la bolsa española. El IBEX 35 cotiza en el mismo nivel que en enero de 2.012 y enero de 2.013. En enero de 2.012, la situación de la economía española era horrible, con las primas de riesgo disparadas y un coste de financiación rondando el 7%, un lastre enorme para la rentabilidad por dividendo, de las compañías españolas. El crash de febrero de 2.012 vino precedido de los temores sobre la desaparición del euro y la vuelta a la peseta. La huida de capitales provocada por el miedo, junto con una prima de riesgo desbordada, apretaban sobre una economía incapaz de crecer, de generar empleo ni tampoco de reducir el déficit. Un sistema financiero quebrado y un proceso de reestructuración de las cajas de ahorro, así como un proceso de ampliaciones de capital en el conjunto de bancos españoles que afloraron pérdidas en sus cuentas, pérdidas millonarias. La respuesta del BCE para salvar a España, consistió en un préstamo con “condiciones especiales”, que tranquilizó a los mercados y un proceso de expansión monetaria y compra de bonos, que calmó las tensiones en el mercado de Renta Fija. A partir de ahí, a España no le quedó otra que someterse a las exigencias de Europa y el crédito vino acompañado de reformas drásticas, de decisiones severas y de un coste político y social, que dio paso a populismo y sobretodo, ¡a la tan ansiada recuperación económica! Tomar decisiones con coste social, ¡es lo que se tenía que hacer! y Europa es parte implicada de la notable mejora económica. En 2.012 salimos de un pozo que descontaba la quiebra de España y la vuelta a la peseta. Un escenario dramático para la economía. Entonces, ¿tiene sentido que coticemos en el mismo nivel de precios?

Captura de pantalla 2016-05-19 a las 17.14.00

Si atendemos a realidades y nos olvidamos de lo que “cotiza” nuestra cartera, veremos que la realidad es muy distinta. Las primas de riesgo están controladas y la rentabilidad de los bonos es absolutamente irrisoria, lo que da margen a las empresas a reducir sus dividendos y recapitalizarse. Los beneficios empresariales no hacen más que engordar, debido a la importante debilidad del euro, los bajos tipos de interés y el desplome en los precios del combustible. El sistema financiero español está plenamente recuperado, con un proceso de recapitalizaciones, la floración masiva de pérdidas y reestructuración de balance y el saneamiento de sus activos, mediante la compra de bonos del BCE. La integración de los negocios del sistema de cajas de ahorro dentro de la banca privada y el cierre masivo de sucursales y contracción de costes, es algo que tiene un valor incalculable y la reavivación del mercado inmobiliario, es claramente un catalizador de recuperación importante. Finalmente, la economía española es la que más crecimiento ofrece dentro de la zona euro y el mercado laboral, no para de recuperarse. Esta situación es claramente positiva y permite pensar en unos buenos fundamentales, para buscar rentabilidad a largo plazo. Me pregunto otra vez; ¿entonces, porque cotizamos a los mismos niveles?

Pues bien, en mi opinión ello parte de la aleatoriedad del precio, compuesta de codicia y miedo en partes iguales. Tras la expansión monetaria del BCE en enero de 2.015, las bolsas se han enfrentado a diferentes riesgos. La quiebra y corralito en Grecia, con el circo made in Tsipras y la espantada Varoufakis, el desplome del crudo y su afectación en la economía de Brasil, la desaceleración severa en la economía China, las elecciones en Cataluña y en España y la subida de tipos de interés en USA. Al final, todos los sucesos, que se presuponen catastróficos, ¡no han tenido impacto alguno en la economía ni en los beneficios empresariales!

Captura de pantalla 2016-05-19 a las 17.13.47

Por lo tanto, lo que vemos en Europa y sobretodo en la bolsa española, es una oportunidad única de comprar activos a un precio excelente. Esto nos exige estar comprados y si bien es cierto, que el precio puede seguir su proceso de irracionalidad, no podemos dejar de lado que el “gran dinero” lo ganaremos comprados, no nos equivoquemos. En estos niveles, la bolsa se debate con un SP500 que marca un posible arranque en proceso correctivo, un Nasdaq 100 que trata de completar su corrección con un giro de vuelta a máximos o bien una continuación del movimiento bajista y un IBEX 35 en un proceso correctivo, que con una clara intención de buscar los 9.500 puntos, podría fracasar, consolidando el movimiento bajista y devolviendo los precios a su zona de mínimos. Sin embargo, insisto, no olvidemos que cualquier acontecimiento de los que tenemos en junio; BREXIT, elecciones en España y subida de tipos en USA, marcará un nuevo pico de volatilidad, pero eso no excluye que cualquier movimiento táctico tiene que ajustarse a mejorar el valor de la cartera buscando a veces coberturas parciales, rotaciones defensivas o estrategias Long/Short, para amortiguar en la medida que podamos la volatilidad, sin querer desprendernos de ella, puesto que para obtener la victoria siempre hay que hacer sacrificios y en este mercado, los sacrificios implican soportar una volatilidad, ¡a cambio de un precio de compra excelente!

Gisela Turazzini

CEO, Blackbird

One response to “IBEX 35; ¡Junio, frentes abiertos!

  1. Hola, Gisela, en primer lugra nunca decepcionas vaya analisas que has hecho, me has dejado boquiabierto, felicidades riete de los gurus, si enemos a una Española que es una Crack.
    En segundo lugar, coincido contigo, practicamente en todo, momento de compras en valores en minimos a nivel Europeo, y aguantar posibles caidas, que las abran, aún así el escenario es complicado, no sabemos como va influir las subidas de tipos en usa y las elecciones en España.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *