IBEX 35; ¡desafío bajista!

[hupso]

“Crece más en el jardín, que lo que el jardinero sabe que ha plantado”

Cuando en febrero el mercado marcaba mínimos en la zona de los 7.750 puntos, la depresión, junto con el dolor emocional provocado por la incertidumbre que causó el pánico bajista y la ruptura de los 9.500 puntos, se tradujo en que el conjunto de inversores salió trasquilado, al capitular, vendiendo sus posiciones perdedoras, con una única finalidad; ¡cortar el dolor! Dicho dolor emocional, se apodera de nuestras ideas e incluso condiciona nuestro estado anímico. Un Trader profesional tiene un instinto sobrenatural, que le permite manejarse en situaciones de elevada exigencia emocional, bajo una férrea convicción mental que solamente puede obtenerse con mucha dedicación y experiencia. Tener una expectativa desinformada y mal formada o no tener la paciencia suficiente para dejar que el precio se desarrolle, puede provocar mucha confusión en el mercado. Cuando tenemos una posición abierta, no tenemos dinero; tenemos una inversión y por lo tanto, el grado de volatilidad es siempre proporcional al retorno propuesto a largo plazo. Insisto,… ¡a largo plazo! El mercado tras la capitulación ha vuelto a las andadas, con un rebote técnico que ha calmado a los inversores, casualmente a muchos de los que capitularon y que ahora, con energía renovada (o codicia renovada), han olvidado el dolor y se han sumado a un activo, del que meses atrás se desprendieron a un mejor precio. El dolor y la codicia son dos elementos decisorios incoherentes y que simplemente condicionan la ejecución del plan de Trading. Es cierto que en Blackbird tomamos la decisión de darle espacio al precio, evaluando el soporte en los 9.500 puntos. Pero volveríamos a tomar la misma decisión, puesto que ahora que el mercado nos ha respondido de la manera esperada, podemos afirmar con hechos, que el precio se mueve y moverá siempre de la misma manera y que una cosa muy distinta es, dar espacio al precio para actuar con base en certezas, ¡que salir por patas y acertar!

 

La primera opción, nos permite tener una conducta que funciona en mercados alcistas, dando espacio al precio a que genere importantes tendencias, pero a la vez, en mercados muy volátiles, dando opción a reconducir la situación aceptando a cambio, un importante nivel de volatilidad. La segunda, nos condiciona al pensar que ganar dinero es el propósito operativo y que nuestra astucia ha sido la causante del éxito. Pero si pensamos de una manera tan arrogante, la suerte se invertirá en otras ocasiones y la consistencia se alejará de un modelo operativo sólido a otro absolutamente aleatorio. Nosotros optamos siempre por la primera decisión, a pesar de la volatilidad. Esta manera de entender el mercado está claramente enfocada a la rentabilidad a largo plazo, puesto que pretende hacer de la tendencia el principal aliado y si bien es cierto que otros mecanismos de salida, como las MMW30 o los PAR SAR, nos dan opciones más objetivas y metódicas, también es cierto que se adecuan mejor a un esquema en Swing Trading que en Trading Direccional, por este motivo, tratamos de combinar operativamente ambos estilos, con la idea de mejorar los resultados. La hipótesis del Stop Mercado que hemos creado y desarrollado en Blackbird, nos ha ayudado en momentos de máxima exigencia y ha sido desarrollado a partir del precio y no condicionado a él. La tendencia es y será, la suma de impulsos y correcciones en dirección siempre de la fuerza que impulsa, ya sea dominada por la codicia o por el dolor. Y es precisamente la comprensión y el estudio de cada una de las pautas secundarias que han formado los principales índices globales durante los siglos XX y XXI, que nos han permitido establecer unas directrices, que serán válidas y perdurarán a lo largo del tiempo.

Captura de pantalla 2016-05-03 a las 14.50.37

 

La grandeza de la tendencia es que en cada acción hay una reacción proporcional y que por lo tanto, tras el pánico, siempre hay una vuelta y es ahí donde actuamos sobre certidumbre y la certidumbre ahora; ¡es que el desafío es bajista! El ataque vivido en enero de 2.016 sobre el soporte de los 9.500 puntos, es el umbral que define un mercado alcista de otro en rango. Y la vuelta que estamos viendo en la actualidad, sobre el 50% del proceso correctivo previo, no es más que una pauta chartista de continuación, conocida como bandera. Ahora ha sido el momento y no en febrero de reestructurar y defender nuestras posiciones y la idea de comprar volatilidad en pánico, incrementando posiciones en banca y algunas Opciones Call, nos han servido para recuperar el valor liquidativo de arranque del año, con una exposición neta del 33% en bolsa, un hito que nos permite aprovechar una eventual caída de los índices para recomprar a precios más atractivos o bien, para entrar con una cartera enfocada con momento, tras las fuertes correcciones de algunos de los valores otrora, más alcistas.

La zona de soporte, en la base de la bandera ascendente, nos permite buscar una oportunidad táctica, puesto que el IBEX 35, debería buscar apoyo en dicho nivel, para buscar una estrategia denominada en Blackbird de “Strike Back”, buscando superar los 9.500 puntos, nivel absolutamente clave, para recuperar sensaciones alcistas y aliarnos en el lado del valor. Mientras eso no suceda y como podemos ver en los gráficos, el selectivo español no ha recuperado otra cosa que la complacencia pero técnicamente la realidad es bajista, con un rebote sobre mínimos de 52 semanas y un objetivo claro, el mínimo decreciente en 7.750 puntos.

Como siempre, no quiero hacer de esta referencia un argumento banal que sirva de ego o de arrepentimiento, más bien una hipótesis operativa sólida que sirva para creer en la propia acción del precio y dejando correr la ilusión o nuestra propia voluntad y centrarnos en certidumbres. Por lo que nuestra hipótesis operativa, cambiará de sentido táctico, en el momento que el IBEX 35, como les decía, rompa los 9.500 puntos. Cualquier otra situación, sigue siendo un verdadero desafío del mercado y desafortunadamente señores; ¡el desafío ahora es bajista!

Gisela Turazzini

CEO, Blackbird

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *