Al parecer, ¡salió cruz!

[hupso]

“Esfuérzate por mantener las apariencias, que el mundo te abrirá crédito para todo lo demás.” Winston Churchill

 

Cuentan las crónicas de la semana que Mario Draghi, liderando el BCE, ha estropeado el rally esperado de fin de año, gracias a “cargarse” los intentos de los queridos alcistas, batiendo la resistencia que el jueves, 5 minutos antes de la decisión del BCE, el IBEX 35 se disponía a romper. Dos sesiones han bastado para demostrarnos que los 10.500 puntos suponen resistencia técnica, pero que los 10.000 suponen soporte. Nada ha cambiado en el mercado a corto plazo salvo la sensación molesta, de que el propio mercado ha perdido algo; esos 10.000 puntos, pero con una realidad que creo, estamos obligados a valorar de la mejor manera posible.

Si dejamos de lado la volatilidad del mercado, me asombra ver cómo éste reacciona a la baja, liderado por la gran banca, especialmente el BBVA. Es cierto que bajar los tipos marginales al -0,30% es una mala noticia para la banca europea, pero al final, significa tener que pagar al BCE un -0,30% por el dinero que se quede depositado en el Banco Central a la vista. Sin embargo, los agoreros que lanzan un mensaje de calamidad, olvidan que las perspectivas eran del -0,40%, lo que significa que si el mercado premiaba las medidas en el -0,40% antes de quedarse corto, ¿acaso no es peor para la banca un -0,40% que un -0,30%? como siempre; ¡expectativas de mercado! La realidad es que la banca está incentivada a utilizar el dinero que tiene en sus activos en otras inversiones que no sean las facilidades de depósito, es decir, en tener que prestar para financiar proyectos de inversión o gastos de consumo, o bien buscar rentabilidad en los mercados de deuda. Es obvio que un depositante, en caso de tener que pagar para que le guarden su dinero, buscará inversiones en pagarés de empresa o cualquier otro tipo de Renta Fija a corto plazo, para poder tener aunque sea una mínima rentabilidad. Este hecho, implica una gran compra de bonos a corto plazo, que teniendo los precios en los niveles que se tienen, tampoco ofrecen otra rentabilidad que la propia de los precios. ¡Los bonos no pagan nada! pero sí que nos dan ganancias, mediante su tasa de revalorización. Esto ayuda a comprar bonos a largo plazo, que ofrecen pequeñas rentabilidades, pero faculta una burbuja de la que se oirá hablar, estoy convencida. Así pues, endurecer las medidas a la banca como sabemos facilita la posibilidad de buscar inversiones en los mercados especulativos. ¡Ahí vamos!

unnamed

Pero eso no es todo, lo cierto es que el mercado esperaba un incremento del QE en 135.000 millones de euros, a razón de 15.000 millones de euros al mes, hasta septiembre de 2.016. El mercado se decepcionó, lo que en Blackbird y media españa entendemos como ¡una pataleta! Mi querido Mr. Market se ha comportado igual que un niño consentido, excesivamente protegido y que no solamente quiere que le hagan caso, sino que quiere que todo sea ¡YA! ¿no les parece? Así señores hemos educado al niño, ¡a este mercado! que nos castiga con un llanto, que ataca soportes, golpeandonos donde más nos duele; ¡el efecto riqueza! El BCE ha incrementado el QE hasta marzo de 2.107, lo que significa 6 meses más de expansión monetaria a razón de 60.000 millones de euros/mes, lo que se traduce en incrementar no solamente en tiempo el QE sinó en cantidad, en nada menos que un total de 360.000 millones de euros, lo que supone más del doble de lo previsto por los analistas. Cómo ven, más caldo de cultivo para seguir comprando activos cotizados en el mercado, reduciendo las rentabilidades de la Renta Fija y por lo tanto, sentando las bases para que nuestro ojito derecho; los mercados de Renta Variable sigan siendo un claro objetivo para los inversores, afamados de rentabilidad, ahora que cualquier activo de Renta Fija, está abocado a la nulidad.

Probablemente los mercados estén expectantes al resultado de las elecciones generales Españolas y cómo el efecto “Podemos” puede lastrar los bancos. Pero si tras el 20-D, el resultado electoral nos premia con una fumata blanca, podríamos tener delante de nuestras narices ¡el rally de nuestras vidas! Así está sucediendo en todo el mundo, ¿qué motivos hay para que eso no suceda en España, casualmente la economía que mejor está avanzando tras la crisis?

Cómo ven, más allá del efecto “mercado en pataleta”, las consecuencias de las medidas expansivas del Banco Central Europeo son claramente alcistas para las bolsas, por lo tanto si analizo fríamente las repercusiones de las cotizaciones, está claro que a pesar de todo, las circunstancias positivas para el mercado hoy son mejores que ayer.

Sin embargo, la pregunta que deberíamos hacernos es si estas medidas son positivas para las economía y la respuesta, como he venido defendiendo por activa y por pasiva en Blackbird y personalmente como Economista, ¡es claramente NO! Y no lo es básicamente porque la labor del BCE es controlar la inflación con base en su objetivo. Lo que está haciendo el BCE es ampliar su balance para crear la peor de las inflaciones existentes, ¡la inflación especulativa en los precios de los activos! Los bancos, por más liquidez que tengan no son capaces de prestar, básicamente porque no hay capacidad de inversión. Se necesita una recuperación real de la economía y que el proceso de desendeudamiento se complete. Se precisa unas reformas estructurales que permitan a los emprendedores crear empleo y por ende afrontar proyectos de inversión financiado. Lo opuesto, implica recibir alrededor de 1.500.000.000.000 de euros en compra de bonos por parte del BCE y de facto dotar a la banca privada de sendos recursos, para poder rentabilizarlos de la misma manera en los mercados financieros.

Esta locura no afecta en otra cosa que en el famoso “efecto riqueza” y por consecuencia en el poder adquisitivo, lo que de facto a todos nos parece bien, pero el cortoplacismo del “mercado en pataleta”, se está trasladando a una sociedad demasiado centrada en la codicia y que aparta de cualquier modo, la importancia del ciclo de inversión y la importantísima naturaleza de la expansión económica, permitiendo una vez más una burbuja, que quizás el tiempo nos la explique como ¡la madre de todas las burbujas! No nos engañemos, más de 6 trillones de USD así lo secundan.

No perdamos de vista nuestro objetivo, un francotirador espera paciente el momento perfecto para la ejecución, ¡y ello nos ocupa! Cierto es que “la guerra” nuestro frente con el mercado nos puede matar, pero considero que vivir sin victorias, ni gloria, es morir todos los días. Todo aquel que hoy no entienda la necesidad de ser cautelosos y tener un exhaustivo control emocional, está destinado al fracaso. Como bien citaba en su obra “El francotirador paciente” un brillante Pérez Reverte; “¡No busco un mundo mejor, sé que cualquier otro de los posibles es aún peor que este. Pero este es el mío y es el que quiero atacar. El destino es un cazador paciente. Ciertas casualidades están escritas de antemano, como francotiradores agazapados con un ojo en el visor y un dedo en el gatillo, esperando el momento idóneo!” Esperando estoy…

Gisela Turazzini

CEO, Blackbird

One response to “Al parecer, ¡salió cruz!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *